19 Ene

Hija del Camino C.5

Capítulo cinco – Antonio 

Sandra aprendió a leer cuando era muy pequeña, incluso antes de ir al colegio. Todos los días se sentaba en la biblioteca de su casa, una pequeña habitación cubierta de estanterías por todos lados, llenas de libros organizados con etiquetas de colores según la edad. Su padre, Antonio, fue quién le enseño a leer. Desde entonces Sandra nunca se ha separado de un libro. 

Antonio tuvo que irse a Madrid cuando era joven, ya que tenía mayores oportunidades de trabajo allí. En la oficina donde trabajaba de abogado tenía un compañero llamado Emilio que también era de Guinea Ecuatorial. Trabajaron juntos durante muchos años, incluso viajaban ambos a Guinea cuando podían. En uno de estos viajes encontraron una gran oferta de trabajo y decidieron volver de forma permanente a Guinea. A pesar de los grandes ingresos que tuvieron durante años, el trabajo disminuyo y aumentaron las pérdidas. Meses después decidieron regresar a Madrid, pero Emilio iría más tarde para cerrar un acuerdo de su proyecto. Semanas después de que Antonio llegara a Madrid obtuvo una pésima noticia, al parecer Emilio le estafo, dejándole sin dinero alguno. 

Este capítulo me parece algo aburrido ya que mayoritariamente habla sobre el trabajo que tuvo Antonio antes incluso de que Sandra naciera, cosa que me parece irrelevante respecto a la historia del libro. 

One thought on “Hija del Camino C.5

Responder a eduardopr Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected by WP Anti Spam