23 Feb

Hija del Camino C.7

Capítulo siete – Sara también 

Cuando Sandra llegó a casa, tras su encuentro con Martha, se preparó un té. Mientras lo tomaba, se le vinieron a la mente recuerdos de una de las veces que había ido a uno de esos campamentos para familias sin recursos con su hermana. 

Aquel verano, Sandra se encontraba en la adolescencia, y su cuerpo había sufrido cambios. Al llegar al campamento se dio cuenta de cómo todo había cambiado. En el comedor ya no se gastaban bromas unos a otros para incordiarse sino para llamar la atención de la persona en la que se habían fijado. 

Sandra no estaba acostumbrada a recibir elogios ya que su hermana Sara era la “guapa” de la familia. Cuando eran pequeñas, su madre solo peinaba a Sara porque el pelo rizado de Sandra era imposible de manejar. Una noche en el campamento, sus compañeras de cabaña se peinaban unas a otras mientras Sandra solo observaba. Mayoko, su amiga, le echo un aceite en el pelo. Automáticamente se le alisó, de forma que pudo peinarla sin dificultad. Sandra por fin tuvo esas maravillosas trenzas que tanto esperaba. 

En este capítulo hay varios aspectos positivos, entre ellos que Mayoko se esforzara en conseguir un producto para poder hacerle a Sandra esas trenzas que tanto quería. 

One thought on “Hija del Camino C.7

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected by WP Anti Spam