26 Ene

Abdel

CAPITULO 7

A Abdel se le ocurrió que podia ir al cementerio. El pasó miedo, y al entrar a su escondite, el mausoleo de la familia Ponce Santamaría, le explico a los difuntos su situacion. Se durmió entre la lapidas, y a la tarde siguiente desperto entre pesadillas. Vió a dos personas limpiando las lapidas de sus familiares, pero nadie más. Le pasaban muy lento las horas.

Abdel pensaba que ya estaba a salvo, pero en ese instante un perro empezo a ladrar debajo del escondite en el que estaba. Abdel pensaba que ese era su fin, y que le habian pillado, pero solo dijo:

-Miau, Miau-

Y el perro tranquilamente se fue.

OPINION PERSONAL DEL CAPITULO: Este capitulo me ha parecido entretenido, aunque un poco corto.

19 Ene

Abdel

Capítulo 6

Al día siguiente Abdel seguia pensando que podian haber llevado sus jefes en ese paquete. Abdel vigilaba la casa de cualquier movimiento extraño. Mientras tanto, su padre no hacia más que preguntarle por los permisos. Abdel volvió a examinar el cajon, pero en vez de los pasaportes falsos, se encontro unos billetes de avión, y una firma del vendedor. Abdel entendio, que tenian que dar la casa en menos de quince dias, y luego Jorge y Vicente se irian del país. Por lo que Abdel se preparo para cuando los dejaran tirados. Un día casi le pillan usmeando entre los cajones, pero a Abdel le daba ya igual.

No paso mucho tiempo hasta que volvieron a enviar a Abdel a por otro misterioso paquete. Esta vez su padre debia ir con el ya que el paquete seria grande. Abdel no estaba muy seguro de que le acompañara su padre, seria muy peligroso, pero su jefe insistió, y le mintió diciendo que ya tenia los permisos en el cajón de su mesa. Abdel sin darse cuenta de que aquello era una trampa, llevo a su padre, y le conto toda la historia.

Cuando llegaron al muelle, recogio el «gran» paquete, y fue alli donde se dio cuenta de la trampa. El paquete no era grande, era pequeño. Abdel y su padre se miraron, el padre rapidamente penso en un plan de huida. Pero cuando llegaban a las afueras de la ciudad, un coche se acerco a su padre, del coche bajaron cuatro hombres vestidos de paisano. Abdel se paro a hacer que me ataba las zapatillas y vio como le ponian unas esposas a su padre. Abdel corrio, y se escondió en un bosque cercano. Vio varias veces pasar a los policias buscandolo, entre ellos vio a uno de sus jefes, Vicente, pero se habia escondido bien.

Abdel escuchó que los perros ya estaban llegando, por lo que salio de su escondite en cuanto pudo, y corrió en busca de una charca de barro para rebolcarse en ella y asi que los perros no lograran olerlo. Su plan tuvo exito, y los perros no lograron encontralo.

12 Ene

Abdel Opinión Personal

Mi libro me esta gustando mucho, y creo que he hecho una gran eleccion. Al principio me resulto un poco aburrido, pero desde hace unos capitulos, se esta volviendo muy entretenido. Ademas estoy aprendiendo muchas cosas, como que tenemos suerte por poder estudiar, porque, aunque tengamos que hacer deberes y exámenes, hay muchos niños que no pueden. Por no tener que trabajar a tempranas edades, como Abdel, ya con su edad, esta trabajando en la construcción de una casa. Y como estas muchas cosas mas que este libro me esta haciendo ver. Si estais buscando un libro entretenido, te lo recomiendo.

12 Ene

Abdel

Capitulo 5

Abdel sabia que algo raro estaba ocurriendo. Empezo a estar atento a todo lo que ocurría en la casa. Una tarde registró todo el salón, y no se encontro con ningun papel ni nada sobre permisos ni contratos. Pero cuando de verdad sintió que estaban frente a un engaño, fue al abrir un cajon y encontrar dos pasaportes de distintas personas, pero los dos con la foto de Jorge.

Abdel no le dijo nada a su padre, hasta pasado un tiempo, que fue demasiado tarde. Abdel espiaba a sus jefes, pero no hacian nada raro. Otro día, tuvo que volver a entregar otro sobre, y ese día Jorge solo recibió una llamada, muy corta <Señor Jorge, la mercancia esta a salvo>, en cuanto colgo, salió de la finca, y recogió un paquete que escondio bajo una piedra. A Abdel le olia a gato encerrado.

A media noche, Jorge llego en coche, recogió a Vicente, su ayudante, y le preguntó por la mercancia. Abdel cogio su bicicleta y les siguio con el coche. Cuando pararon, Abdel pensaba que habia sido visto por sus jefes, pero no fue asi.

Los jefes despertaron a un guardia, de un cementerio cercano, al que dieron dos pequeñas botellas de licor amarillo. Acto seguido, el guardian les dio a Vicente y a Jorge «las llaves del apartamento azul».

Era la primera vez que Abdel entraba en un cementerio español, en el que habia, como el decia, hasta casas para que vivieran los muertos. Pronto Abdel llego a «el apartamento azul» siguiendo a sus jefes. Vio como entraban, y a los pocos minutos como salian sin ese misterioso paquete. Los jefes regresaban, asi que Abdel se tiro al suelo entre unas tumbas para no ser visto. Luego salto por las verjas, y regreso con mucho miedo a la casa.

15 Dic

Abdel.

Capitulo 4:

Se acostrumbraron rapido, la verdad, no podia haber queja de ellos, trabajaban bien. Abdel trabajaba como ayudante en pequeñas tareas, pero luego, se convirtio en traductor, ya que hablaba mucho mejor español que ellos.

Pasado un mes, empezo a bajar a Marbella en bicicleta, a comprar comida. Llegado el verano, la casa se empezaba a ver mejor, alli se instalaron su jefe y su cuartel general. Tenian todo tipo de comodidades para soportar el calor, tenian un cuadrado que hechaba aire frio, e incluso un armario que mantenia frias las cosas. Eso le parecia cosa de magia. Abdel era el encargado de tener la nevera bien surtida.

Su jefe le pregunto a Abdel si sabia leer, pero aunque el si supiera, le dijo que no para que le enviara a la escuela. El jefe le dijo que lo enviarian a la escuela, con la condicion que le ayudara a llevar a sus contactos los papeles para que pudiera ir.

-Entregas lo que te damos y recoges lo que te den- le dijo Vicente, el compañero de su jefe, a Abdel.

Tardo bastante, y Abdel empezaba a impacientarse, pero le decian que eso llevaba tiempo. Su padre se puso muy feliz.

Un día le dio por mirar entre los papeles pàra encontrar una fecha, o un nombre, pero lo unico que encontro fue dinero, y una nota escrita por su jefe diciendo el dia de la próxima entrega.

8 Dic

Abdel (texto narrativo)

Reaboracion capitulo 1:

Ahora vivo en un cementerio. Me estoy escondiendo de la gente. Solo puedo salir por la noche, y si alguien me pillara, sobre todo la policía, estoy en un buen lío.

¿Por donde empiezo? A si, me llamo Abdel y ahora mismo estoy en España, pero no es mi lugar de origen. Yo nací en alguna parte del desierto de Hauza.

Vivíamos en una pequeña casita en un pequeño pueblo. Tenia muchos amigos, y siempre que jugábamos al futboll me lo pasaba muy bien. Pero todo cambio un día en el que unos soldados llegaron al pueblo y arrasaron con todo lo que se encontraban, entre ellos mi casa y mi madre, Amina.

Recuerdo a mi madre Amina. Era una mujer alta, delgada, y muy guapa. Siempre me contaba historias antes de ir a dormir, y se preocupaba por mi. Tenia unos ojos grandes como lunas, y negros como el carbón, el pelo era de un color muy similar al de sus ojos. Pero lo que mas me gustaba de ella, era lo cariñosa que era. Un mal día, por la noche, cuando estaba durmiendo, escuche a mi madre gritarme, me levante, y me dijo que corriera, que los soldados estaban en la ciudad, ese día mataron a mi madre esos soldados, y ademas se quedaron con nuestra casa. Mi padre suele decirme que era bellisima, e incluso a veces le veo llorar. Yo también la hecho de menos.

Después de que perdiéramos dos de nuestras cosas mas importantes, mi madre y nuestra casa, nos hicimos tuaregs. Eso significa que íbamos de un lado a otro del desierto sin casa fija. Nos movíamos con nuestros camellos, y dormíamos en tiendas. Era divertido ver las estrellas en la noche.

No estábamos solos. Nos acompañaban muchos otros tuaregs como nosotros, pero con distintas historias. Allí conocí a sin duda mi mejor amigo, Ben. Ben era un hombre viejo, pero muy sabio. Me dejaba libros para leer, y me encantaban. El también me contaba historias sobre España, pero es muy distinta a lo que el decía en los cuentos.

Ahora estoy aquí, solo en el cementerio escondió. La verdad, la soledad no me esta afectando. Tengo hambre, pero solo puedo salir a coger comida de noche. También tengo frió. Hecho de menos a mi madre, a mi padre y a Ben.

6 Dic

Abdel (texto descriptivo)

Este texto describe a Amina, la madre de Abdel:

Lo que dice en el libro: «Recuerdo a mi madre Amina. Murió a manos de unos soldados (…) Mi padre dice que era bellisima…»

Mi texto descriptivo: Recuerdo a mi madre Amina. Era una mujer alta, delgada, y muy guapa. Siempre me contaba historias antes de ir a dormir, y se preocupaba por mi. Tenia unos ojos grandes como lunas, y negros como el carbón, el pelo era de un color muy similar al de sus ojos. Pero lo que mas me gustaba de ella, era lo cariñosa que era. Un mal día, por la noche, cuando estaba durmiendo, escuche a mi madre gritarme, me levante, y me dijo que corriera, que los soldados estaban en la ciudad, ese día mataron a mi madre esos soldados, y ademas se quedaron con nuestra casa. Mi padre suele decirme que era bellisima, e incluso a veces le veo llorar. Yo también la hecho de menos.

1 Dic

Abdel.

Capítulo 3:

Ya estábamos en España, pero la policía, no podía vernos, o nos mandarían de vuelta a nuestro país, y a la cárcel. Cogíamos de los campos, lo que necesitábamos para comer. También cazábamos. Luego, empezamos a buscar trabajo por los campos o las casas de aldea, pero no conseguimos nada. Empezábamos a desanimarnos, la amabilidad de la gente aquí no era como la del desierto. Solo queríamos comida, y una manta para dormir. 

Pero, a primeros de mayo, nos encontramos con Omar, un joven que tampoco tenía permiso de residencia allí, y este les consiguió trabajo en el mismo sitio que él. Su jefe se llamaba Jorge Meléndez, y era un hombre gordo y con gafas de sol. Este nos daría comida, y un lugar para dormir, el sótano de la casa. Mi padre, aunque lo que nos pagaran no fuera mucho, acepto. La primera noche, me pude dar una “ducha” bajo el chorro de la manguera.  

-Jorge nos prometió hacernos el contrato y que nos concedan el permiso de residencia- Les dijo Omar con entusiasmo.   

Esa noche, estaba feliz. 

1 Dic

Abdel

Capítulo 2: 

Cuando Ben murió, mi padre decidió que nos íbamos a España, pensábamos que allí la vida sería mejor. Pasamos por muchos pueblos, y estuve días sin dormir de tanto que me impresiono todo aquello. Nada fue difícil hasta llegar a Tánger. Conseguimos los permisos, y subimos al barco. Mi padre me conto, que la policía le buscaba. El viaje fue difícil y me maree. Algunas personas murieron asfixiadas. Al llegar a la costa, llego la policía, y todos los que bajaban eran detenidos, nosotros logramos escapar. 

1 Dic

Abdel

Capítulo 1: 

Ahora vivo en un cementerio, solo puedo salir de aquí por las noches, porque la policía nos busca, a mí y a mi padre, que ya está en la cárcel. Ahora estoy solo, pero esto no me afecta. España es muy distinta a lo que yo pensaba. Mi madre murió cuando era pequeño, también nos quitaron la casa. Éramos tuaregs, es decir nómadas. Un amigo de mi padre, Ben, me dejaba libros en español, y a mí me encantaban. Ben también me contaba historias de su pueblo y de España. Hecho menos a Ben y a mi padre.